5 hamburguesas vegetarianas que no te puedes perder

En esta propuesta de ruta visitaremos cinco de las hamburgueserías más interesantes de Madrid en las que descubrir una tendencia gastronómica al alza: las hamburguesas vegetarianas.

Un texto de Diego Nistal.

Hubo un tiempo en el que uno de mis compinches solía arrastrarme a restaurantes situados en centros comerciales para celebrar nuestras comidas “de negocios”, alegando la facilidad para encontrar aparcamiento en aquellos eriales como una más bien pobre excusa. Las ocasiones en que recalábamos en algún VIPs solían ser especialmente aciagas para mí, gracias a una carta que contaba con un total de tres o cuatro opciones libres de productos animales. Pero el panorama actual es muy diferente y las hamburguesas vegetarianas están de moda: tanto que hasta los establecimientos del Grupo VIPs las han incluido en su menú, al igual que otras franquicias de más reciente implantación como The Good Burger. Pero mientras aguardamos la llegada del momento en el que teóricamente podamos pedir un Big Mac Veggie, hemos de recordar que en Madrid existen desde hace años otros lugares en los que poder degustar hamburguesas vegetarianas o veganas.

1.- La H Es Muda

Una hipotética ruta de la hamburguesa que transcurriera de norte a sur bien pudiera comenzar en La H Es Muda (Carranza 12, Profesor Waksman 5), un restaurante cuya decoración combina lo desvergonzadamente cuqui con referencias a la cultura pop contemporánea. A pesar del absoluto predominio de las opciones cárnicas, entre ellas podremos encontrar una hamburguesa vegetariana bautizada con el revelador nombre de Hipster. Pero aunque no sea aparente de manera inmediata, cualquiera de las demás hamburguesas puede pedirse en su versión libre de carne, preparada a base de legumbres: hay que advertir que algunas de ellas (esos guisantes…) se adivinan en exceso, lo que podría intimidar a un comensal poco amigo de lo verde.

2.-Saníssimo

Saníssimo (San Vicente Ferrer 28) es un diminuto establecimiento dedicado principalmente a la cocina vegana, aunque algunas de sus opciones incluyen queso. Junto a platos más convencionales, en su menú encontraremos hamburguesas preparadas con garbanzos, lentejas o proteína de soja. Su cocina no cierra por la tarde así que resulta tan apropiado para una comida tardía como para una cena temprana, que podremos acompañar de cerveza orgánica o alguno de los zumos o batidos elaborados allí mismo.

3.-Zombie Bar

Zombie Bar (Pez 7, Noviciado 14) cuenta con dos establecimientos, en los que se percibe una clara intención de situarse en el lado cool de las cosas, con parte de su menaje consistiendo en tarros de vidrio, tablas de monopatín a modo de decoración y una antigua máquina recreativa con la que jugar a Cadillacs & Dinosaurs. Su carta, elaborada con cómics en los que se han insertado los platos que la componen, incluye un buen número de hamburguesas guarnecidas con patatas fritas que, nuevamente, se pueden pedir en su versión libre de carne (en este caso preparadas con proteína de soja).

4.- Home Burger Bar

Home Burger Bar (Espíritu Santo 12, Silva 25, Paseo de la Castellana 210) es probablemente la parada más veterana de las incluidas en nuestra ruta. Actualmente cuenta con tres locales y su carta resulta muy amistosa para los no vegetarianos: además de acompañarse de patatas fritas y una pequeña porción de ensalada de col, cualquier hamburguesa puede pedirse en su opción cárnica o vegetariana. Estas últimas, preparadas a base de legumbres y hortalizas están definitivamente entre mis preferidas de la lista, tanto por su textura como por su sabor.

5.-VivaBurger

Tengo sentimientos encontrados sobre VivaBurger (Costanilla de San Andrés 16): no puedo evitar echar de menos su anterior encarnación conocida como Viva la Vida y que funcionaba como un bufé al peso, siendo extraordinariamente apropiada para familiarizar a omnívoros de todo tipo con la noción de que los vegetarianos no solo comemos lechuga. Sin embargo, la reconversión a hamburguesería no le ha sentado mal en absoluto y, además, en sus menús del día podremos seguir encontrando algunos de sus platos clásicos. 

Con este último restaurante termina nuestra ruta propuesta, aunque existen muchos otros lugares en Madrid donde cualquier vegetariano, vegano o simple curioso puede concederse un capricho hamburguesero ocasional. Pero dejando de lado lo puramente gastronómico, encuentro este tipo de establecimientos de especial utilidad en el apartado social, resultando ideales para acudir con amigos y encontrar abundantes opciones con o sin carne, con las que contribuir al destierro del extendidísimo falso mito del vegetariano como herbívoro.